05 Jun 2018

5 de Junio, Día Mundial del Medio Ambiente

Cada año, el 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente (World Environment Day) en miles de comunidades de todo el mundo.

Las Naciones Unidas, conscientes de que la importancia de la protección y la mejora del medio humano es una cuestión fundamental que afecta al bienestar de los pueblos y al desarrollo económico del mundo entero, designaron el 5 de junio Día Mundial del Medio Ambiente buscando en este día contar con la oportunidad de ampliar las bases de una opinión pública bien informada y de una conducta de los individuos, de las empresas y de los colectivos inspirada en el sentido de su responsabilidad en cuanto a la conservación y la mejora del medio. Desde su comienzo en en 1974 la iniciativa ha ido creciendo hasta convertirse en una plataforma global de alcance público, ampliamente seguida en todo el mundo.

El tema de este año, Sin Contaminación por Plástico, hace un llamamiento a la población de todo el mundo en favor de un planeta sin contaminación por plásticos.

«El mensaje de este Día Mundial del Medio Ambiente es simple: rechaza el plástico descartable. Si no puedes reusarlo, rehúsalo. Juntos podemos trazar el camino hacia un planeta más limpio y verde.». — António Guterres, Secretario General de la ONU

El país anfitrión del Día Mundial del Medio Ambiente, donde tienen lugar las celebraciones oficiales, varía anualmente, este año el país anfitrión es India.

La energía geotérmica proporciona energía utilizando una fuente inagotable y local sin emisiones constituyendo así una fuente de energía limpia y constante. Los diferentes tipos de yacimientos geotérmicos proporcionan una gran versatilidad en sus aplicaciones, y aportando un enorme potencial de reducción de las emisiones de efecto invernadero de los sectores energéticos.

La energía geotérmica implica varias ventajas medioambientales, al aprovecharse un recurso local y autóctono reduce la dependencia energética y el empleo de otras fuentes de origen fósil más contaminantes. La geotermia debe constituir un pilar clave para la transición hacia un  modelo energético mucho más sostenible y eficiente.